miércoles, 22 de mayo de 2024

 LESLIE URTEAGA ¿MINISTRA DE CULTURA O DE TURISMO?


La actual ministra de Cultura Leslie Urteaga (abogada ella, NO es Antropóloga, Socióloga o Historiadora para un sector clave en la gestión cultural), no solamente se ha convertido en una “escudera profesional” para defender la inutilidad y mediocridad de su jefa, Dina Boluarte. La ministra en mención, es algo así como una digna escudera del Ejecutivo, que blinda en cada intervención, los actos de presunta corrupción y las manos manchadas de sangre de una Presidenta que no tiene ni un 5% de aceptación social.

También la señora, se ha convertido en una especie de “ministra de Turismo en la sombra”, ya que le interesa mucho la afluencia turística a sitios culturales como Machu Picchu o Kuélap, a pesar que éstas manifestaciones culturales tienen problemas estructurales, y en el caso específico de la Fortaleza de Kuélap, derrumbes de murallas de piedras, debido a la negligencia generacional del sector cultural y de las autoridades y funcionarios nacionales, regionales y locales.

Personalmente estoy de acuerdo con el impulso turístico planificado en nuestro país, toda vez que, hasta Chile, sin tener tanta riqueza cultural e histórica como nuestro país, tiene mayor visita de turistas en su territorio. En lo que estoy totalmente en desacuerdo es que, para favorecer el negocio turístico, pongamos en riesgo los recursos arqueológicos y culturales. Muchos de éstos, en emergencia, sin estudios, sin proyectos de investigación, restauración o puesta en valor. O sea, estamos viendo la sostenibilidad del turismo, y cerramos los ojos para la sostenibilidad de nuestra cultura.

La ministra de Cultura, mediante Resolución Ministerial N° 207-2024-MC, aprobó el aumento del aforo turístico (de 4044 a 5600 personas por día) en Machu Picchu a pesar que existe evidencia geológica y estructural, de que ésta ciudadela cada año se hunde 15 centímetros, y con ésta actitud de aumentar el aforo, se está contribuyendo a acelerar el deterioro y hundimiento de nuestra Maravilla del Mundo.

Lo que sucede en la Fortaleza de Kuélap, en Amazonas; es peor la situación, porque linda con una gestión colosal a la mediocridad por parte del sector cultura. Como sabemos, en Kuélap se han hecho trabajos de investigación y restauración desde hace décadas, trabajos que no ha resultado paliar los derrumbes y el deterioro de sus murallas; mientras las piedras en Kuélap se siguen cayendo, los que intervienen se vienen haciendo millonarios, y los funcionarios e investigadores que han llevado a esta situación lamentable, se camuflan para seguir cobrando las regalías monetarias de las piedras de Kuélap que yacen por los suelos.

Últimamente, esta Sra. abogada que funge de ministra de Cultura, debido a su desconocimiento de la gestión cultural y a su “visión turística del sector cultura”, ha dado el permiso para que se construya un inapropiado cerco de fierro y cemento a pocos metros de las murallas de Kuélap, dizque para proteger al monumento y a los turistas. La verdadera intención es también como en Machu Picchu: aumentar el aforo de turistas en dicha Fortaleza, a pesar que el monumento desde hace años está en emergencia por su pésima praxis de intervención y su deterioro generacional por el olvido y la corrupción.

Como vemos, en ambos casos (en Machu Picchu y Kuélap), la cabeza del sector cultura tiene un objetivo principal: aumentar el aforo de turistas; lo cual no estaría mal, si es que a la par éstos monumentos tendrían ESTUDIOS Y PROYECTOS SERIOS, de investigación, restauración y puesta en valor para desarrollar un turismo sostenible, sin hacer daño al patrimonio cultural. Por eso me pregunto: ¿la abogada Leslie Urteaga, es ministra de Cultura o responde a los intereses y las políticas del sector Turismo?

miércoles, 10 de abril de 2024

 ¿CÓMO LO VEN USTEDES? YO NO VEO BIEN LO QUE SE ESTÁ HACIENDO EN KUELAP


Kuelap sigue sufriendo la mala gestión cultural y el turismo desordenado y no planificado, sigue sufriendo de las ausencias de políticas culturales y turísticas adecuadas. Les mencioné en un anterior análisis: no hay visión, no hay misión, no hay planificación, no hay proyectos de rescate y puesta en valor de nuestra cultura más allá de Kuelap, y seguimos insistiendo en hacer de nuestros recursos culturales agonizantes, en destinos turísticos. FÍJESE, bonitos y bien arregladitos los caminos para llegar a nuestros monumentos, pero el sitio cultural en sí, el que dice que impulsará al turismo, DESTRUIDO O EN PROCESO DE DESAPARICIÓN. ¡No es un cuento lo que los narro, nomás visítenlos!

Éstas imágenes (muy preocupantes, por cierto), me lo acaba de hacer llegar un comunero kuelapense muy molesto y preocupado, y lanzo la pregunta: ¿ustedes lo ven adecuado estas construcciones de fierro y cemento a pocos metros del monumento? Disculpen ustedes, pero para mi visión de científico social, no lo veo bien, lo veo desnaturalizado y fuera de contexto, sabiendo que hay otro tipo de soluciones al respecto, si se quiere cumplir con el objetivo que se propone cada proyecto que se haga en Kuelap.

No conozco los informes (nunca los publican o nos lo dan a conocer) de cómo se están realizando las acciones de rescate arqueológico y estructural en Kuelap, presupongo que se está haciendo correctamente, y de acuerdo a las metas e indicadores planificados; pero uno se pone a observar y analizar éstas fotografías y se queda perplejo. Seguimos cometiendo los mismos errores de anteriores intervenciones ¿Cómo se puede hacer uso de cemento y fierros, tan solo a unos pocos metros de las imponentes piedras de nuestra Fortaleza de Kuelap?

Supongo, y por las informaciones que tengo, que son construcciones (de fierro y cemento, para variar) para la protección de la integridad física del turista y los visitantes, pero yo me pregunto: ¿es necesario desnaturalizar el ambiente ecológico y cultural con esta construcción fuera de contexto, si tenemos otras opciones más acordes al escenario que rodea a Kuelap?

Por ejemplo, se podría haber evitado esta construcción horrible, construyendo un camino empedrado alejados de la zona de trabajo y de los muros de Kuelap, así evitamos poner en riesgo la integridad de los visitantes y claro, nos ahorramos presupuesto para hacer otro tipo de acciones. Es una propuesta que cualquier persona lo puede hacer, porque se da cuenta que se está desnaturalizando el ambiente cultural y ecológico de Kuelap.

Ojalá que las instituciones involucradas en esta supuesta “gran idea”, (absurda diría) sean un poco más empáticos con la espiritualidad y cosmovisión que rodea a Kuelap, sean un poco más solidarios con el ambiente cultural y ecológico que rodea a Kuelap, sean un poco más responsables con su accionar, porque un turista extranjero, no creo que se lleve una buena imagen al ver que, junto a una piedra monumental, histórica y mística; se construya, así irrespetuosamente, una mole de cemento y fierro, sin un criterio básico del contexto cultural y ecológico que rodea a Kuelap, sin un poco de respeto a la historia que rodea a nuestro principal monumento cultural.

Me reafirmo que, con éste tipo de construcciones descontextualizadas, más se sigue pensando en turismo como prioridad en Amazonas, que rescatar y poner en valor el recurso cultural o ecológico, que paradójicamente, HACE QUE EL TURISMO EXISTA.

Ojalá que las acciones y trabajos que se estén haciendo en Kuelap, sea exitosa en el mediano plazo, todos ansiamos eso por el bien de nuestra fortaleza, pero así, con éste tipo de construcciones que se observa en éstas imágenes, nos hacen dudar del éxito de los trabajos que se están realizando. ¡OJALÁ ME EQUIVOQUE!

lunes, 8 de abril de 2024

 EL PROBLEMA DEL TURISMO EN AMAZONAS


En nuestro Amazonas vivimos con el cliché de que somos una “región turística por excelencia”, y claro nuestras riquezas culturales y ecológicas son muestras de ello. Nos ilusionamos y nos la creemos, pero viendo datos estadísticos crudos y reales, nos chocamos con un muro de la realidad pragmática, que nos dice todo lo contrario en cuanto al turismo en nuestra región. Veamos:

Entre enero y febrero del 2024, el sitio más visitado de Amazonas, Kuelap (en realidad su Teleférico), estaba en el puesto 29 de los sitios más visitados del país, con tan solo 12,134 visitas, el primer lugar es la Explanada de Saqsayhuaman en Cusco con 123,165 visitas, según datos de MINCETUR. Una distancia abismal preocupante en cuanto al flujo turístico que debemos analizarlo desde nuestras instituciones correspondientes y sus funcionarios. Otro datito que preocupa, la misma entidad (MINCETUR) menciona que en cuanto turismo interno para el 2023, Amazonas se encontraba en el penúltimo lugar de flujo de viajes con tan solo 288,244 personas, mientras que los primeros lugares lo tiene Lima con 8 millones 121 mil 107 personas o Ica con más de 3 millones de personas visitadas.

Seamos más insidiosos en cuanto a búsqueda de data turística. En cuanto a empleo que genera el turismo por regiones, se tiene que para el 2022, Lima y Arequipa lideraban con 370,469 y 57,189 puestos de trabajo, respectivamente. ¿Saben en qué lugar se ubicaba nuestro Amazonas?, en el puesto 20 con tan solo el 1,2% de puestos de trabajo generados por el turismo (11,709). Datos proporcionados por el MINCETUR.

Lamentablemente éstas cifras nos hacen aterrizar duro (a pesar que no tenemos un buen aeropuerto viable), y nos hacen pisar tierra: “NO SOMOS UNA REGIÓN TURÍSTICA”. No nos engañemos que, porque vemos 10 "gringos" deambulando con sus cámaras fotográficas en Chachapoyas o visitando Kuelap, ya somos un gran "destino turístico". Entonces salta a la vista una gran pregunta: ¿POR QUÉ NO DESPEGA EL TURISMO EN AMAZONAS A PESAR DEL POTENCIAL QUE TENEMOS?

Les responderé alguna de las razones del porqué no somos una región con mayores visitas de turistas más allá de que si tenemos o no un buen aeropuerto:

1. No tenemos planes turísticos ni culturales con una visión y misión clara desde nuestro gobierno regional y locales, y menos de las instituciones correspondientes del turismo y la cultura.

2. Nuestros recursos culturales que hace que EXISTA el turismo se están destruyendo, no sólo Kuelap, visite usted Pueblo de los Muertos, Wuanglic o Chipuric por solo mencionar algunos. No hablo de la cultura viva y manifestaciones etnológicas, porque ahí estamos peor: desapareciendo y destruyéndose por el olvido y la desidia.

3. De las anterior se desprende pues, que NO hay una política regional y locales de estudio, protección y puesta en valor de nuestras manifestaciones culturales que hacen que exista el turismo. AHÍ UNA FALLA DE ORIGEN.

4. ¿Conocen ustedes estimados lectores, estudios arqueológicos, antropológicos o ecológicos que se está haciendo en nuestros recursos culturales ancestrales y actuales (más allá de Kuelap)? O estudios, por ejemplo, ambientales o ecológicos para que nuestros recursos ecológicos sean sostenibles para futuras generaciones. Si conocen alguno, me lo hacen saber. ¡Aquí otra falla!

5. Pues, si seguimos poniendo al turismo por encima de la ecología y cultura, no tendremos un desarrollo equilibrado. Queremos más turistas, PERO nuestros recursos culturales se están destruyendo. ¿Algo falla? Claro que algo está fallando: se está gestionando y proyectando de manera errada, no tenemos una visión de sostenibilidad del turismo si es que dejamos de lado, los recursos que "dan vida" al turismo.

6. Necesitamos una política regional descentralizada del turismo y la cultura, políticas que NO EXISTEN, y que sólo se basan en principios mercaderes del turismo, lo cual no está mal, pero si dejamos y abandonamos los recursos que dan SENTIDO a la economía del turismo, pues sosteniblemente NO llegaremos lejos.

7. Éstas debilidades regionales y locales, han conllevado a tener UN TURISMO DESORDENADO Y NO PLANIFICADO, sin una visión y misión clara, un turismo con ojos mercantilistas, por encima de un turismo sostenible, que proteja y ponga en valor sus recursos culturales y ecológicos, por la cual basa su existencia. Las consecuencias de ese turismo no planificado, lo estamos viviendo hoy en nuestra región: los recursos culturales y ecológicos, están en emergencia, muchos se están destruyendo y contaminando; y con la presencia de mayor flujo turístico, pondremos en riesgo su permanencia, si es que no cambiamos el CHIP de desarrollo, y también apoyamos y gestionamos adecuadamente, nuestros recursos culturales y ecológicos.

Espero que haya respondido a la pregunta, concluyo: "Amazonas NO es turística a pesar de su potencial". Una cosa amigos es tener tanto potencial turístico, cultural y ecológico y sentirnos orgullosos de eso, y otra cosa es la realidad de que, a nivel de flujo turístico y conservación de nuestra cultura y ecología, pues NO estamos bien, y he tratado de darles algunas respuestas ante este escenario preocupante y muchas veces engañoso, en el querer sentir que somos una “región turística”. El potencial está, pero la gestión turística y cultural es limitada y preocupante en Amazonas.

lunes, 26 de febrero de 2024

 𝗟𝗢𝗦 𝗖𝗔𝗥𝗡𝗔𝗩𝗔𝗟𝗘𝗦: 𝗙𝗜𝗘𝗦𝗧𝗔 𝗗𝗘 𝗟𝗔𝗦𝗛𝗨𝗠𝗜𝗦𝗛𝗔𝗦”, 𝗘𝗟 𝗔𝗚𝗨𝗔 𝗬 𝗟𝗢𝗦 𝗣𝗟𝗔𝗧𝗢𝗦 𝗗𝗘 𝗖𝗢𝗠𝗜𝗗𝗔𝗦


La cultura es parte de los carnavales y los carnavales son parte de la cultura en Luya, Amazonas, y obviamente necesitaba un análisis sociológico y antropológico in situ. EMPECEMOS con el manifiesto etnográfico:

Fuimos invitados por un mayordomo a su casa (mi amigo de infancia), y previo a los almuerzos carnavalescos asistimos a observar los preparativos de los platos típicos y bebidas que se sirven en dicho evento. Tuvimos acceso a la cocina de uno de los mayordomos y notamos que todos los platos típicos son elaborados en las cocinas de leña o “tushpa”. La cocina es liderada y dirigida por una cocinera experimentada que tiene a su mando otras personas que se encargan de ayudar en la elaboración de bebidas, servir a los visitantes y elaboración del “voto”.

Mientras estas actividades preparativas se están realizando en el hogar, otro grupo de personas van hacia el campo para traer un árbol de eucalipto que será parado para la “humisha”. Acompañados por la banda de músicos llegan al hogar, y las mujeres empiezan a adornar el árbol con globos, serpentinas, cañas de azúcar, pañoletas y algunos mayordomos cuelgan utensilios como lavadores, tazas, platos, baldes, otros; y muy pocos cuelgan dinero en efectivo.

Los mayordomos de las fiestas se encargan de elaborar los 5 o 7 platos que se servirán a los invitados, acompañado de la chicha, guarapo, compuesto, aguardiente y la famosa “aloja”, que ya hablaremos más adelante. La cocinera nos explicó que nadie puede ingresar a la cocina a parte de ella y sus ayudantes, porque es una costumbre ancestral, pero obtuvimos su permiso y pudimos registrar los diversos platos que se estaban cocinando en las “tushpas”. La cocinera apuraba a sus ayudantes porque los invitados ya estaban ingresando para degustar la gastronomía carnavalesca.

Las bebidas se elaboran, maceran, fermentan y almacenan en otro espacio cerrado que es dirigido por un varón encargado de servir todas las bebidas. Observamos grandes tinajones donde se estaban fermentando la chicha y el guarapo; y muy cerca se advertía en grandes botellas los compuestos elaborados a base de diversas frutas. El mayordomo llamó a la cocinera para iniciar el servido de los platos típicos, y nos invitó para ser parte de la mesa principal y degustar los alimentos elaborados.

Ingresamos al salón principal y lo primero que percibimos fueron grandes mesas con manteles blancos, sillas y bancas a sus alrededores. Encima de la mesa estaba depositada en medio de la misma y en forma de una cruz, el “purtumute”, una especie de aperitivo que acompaña a los platos típicos y está elaborado a base de un aderezo de mote pelado, frijoles y culantro. Los invitados ingresan al salón se emplazan en sus lugares respectivos y empiezan a coger el “purtumute” para disfrutarlo. La forma de cruz en que se ha depositado este apetitivo sobre la mesa, se debe a que hay que bendecir la mesa carnavalesca por los alimentos que nos da la naturaleza. Sincretismo cultural puro y autóctono.

A medida que vamos esperando el primer plato, el encargado o encargados de servir la chicha o guarapo van sirviendo estas bebidas a todos los presentes. Los ayudantes se acercan con el primer plato que diríamos un aperitivo, plátano cocinado con roscas de maíz, acompañado de una botella de licor. El segundo plato, consistente en una ensalada de betarraga, zanahoria, vainita, acompañada de mayonesa u otras veces lechuga con papá y cremas de yerbas. Todos los platos se sirven primero a los fundadores y mayordomos de la “humisha”, a ellos les compete los mejores potajes y en abundancia. Todos los invitados de la primera mesa (recuérdese que puede haber más invitados esperando que los primeros terminen con los cinco o siete platos para ingresar al salón principal y a los patios del hogar del mayordomo, a degustar los potajes) dan inicio al almuerzo carnavalesco.

El tercer plato consiste en un espesado o aguadito de trozos menores(menudencias) de carne de gallina o res. Los invitados mezclan este espesado con el “purtumute” que se encuentran en las mesas y acompañan con ají. Terminado este aguadito, hacen ingresos los “sirvientes” con un cuarto plato que consiste en un aderezo de pollo con yucas cocinadas, lechuga y aceituna, quizás uno de los platos más “apetecidos” por los invitados. Lo que observamos en torno a este plato fue que los mayores y mejores presas eran servidos a los fundadores y mayordomos de la “humisha” porque son ellos los que encabezan este almuerzo.

Hasta este plato distinguimos que los invitados ya estaban “colmados” de tantos potajes y bebidas que iban tomando paralelamente. Muchos de ellos empezaban a guardar en pequeñas bolsas, la comida que los proporcionaban. A este hecho los pobladores lo conocen como la “huanlla” o “guanlla”, es decir, al hecho de guardar los alimentos para llevarlos a la casa y ser consumidos por los demás familiares que no asistieron al almuerzo. El quinto plato consistió en un aderezo de carne de res acompañado de arroz y papas, pocas fueron las personas que pudieron terminar este potaje y muchas los destinaron para la “guanlla”. El último potaje consistió en un locro de yuca machacada que se conoce como el “puchero”, la cual previamente es cocinada, aderezada y acompañada de “caransho” (cuero de chancho). Casi todos los invitados guardan este potaje para llevarlos a su casa.

Preguntando a uno de los mayordomos sobre la costumbre ancestral de servir tantos platos, nos comentó que algunos mayordomos todavía mantienen esa costumbre adjuntando platos típicos como un aderezo de cuy, ají de gallina o un “ucho” de papas. Nos manifestó que ya no se acostumbra servir estos potajes, debido a que los costos de los insumos de elaboración se han encarecido y muchos de los mayordomos y/o fundadores no cuentan con los recursos económicos suficientes para continuar con esta costumbre gastronómica.

Terminado el almuerzo, el mayordomo agradece la presencia de todos los invitados y se dispone a finalizarlo sirviendo la “aloja”, una bebida alcohólica bastante fuerte que consiste en una mezcolanza de chicha, guarapo y a veces aguardiente. La “aloja” se prepara con anticipación a las fiestas de carnavales. Tres semanas antes de esta festividad los mayordomos elaboran la chicha y el “guarapo” a través de la molienda de caña de azúcar que se realiza en los “trapiches” (molinos elaborados de madera). Los mayordomos seleccionan la chicha y el “guarapo” y los entierran en tinajones de barro para que puedan fermentarse por 20 días o más.

Los niveles de alcohol que se obtienen de este proceso de fermentación son bastante altos, más aún si se añade aguardiente. Todos los invitados del almuerzo, por costumbre, tienen que ingerir un gran tazón o “pate” (vasija de calabaza) de “aloja”. Esta ingesta muchas veces causa estragos con el estómago de los invitados, sobre todo aquellos visitantes que no están acostumbrados con las costumbres y bebidas típicas de la localidad de Luya. El objetivo de la “aloja” es embriagar a las personas invitadas para que cualquiera de ellos o ellas pueda constituirse en el nuevo mayordomo, cortando la “humisha” que será parada por la tarde.

Después del almuerzo, los mayordomos, fundadores e invitados salen bailando del salón acompañados por la banda de músicos para dar inicio el baile en torno a la “yunza” o “humisha”. El árbol debidamente adornado, es parado por los varones ayudado por sogas y palancas de palos. Una vez erguido, las cantoras entonan estribillos donde se piden los permisos respectivos a los fundadores y mayordomos para dar inicio el baile alrededor del árbol. Una de las cantoras accede al hogar del mayordomo a pedir el hacha que, adornada con flores y fajines elaborados con lana de oveja, es tomada por el mayordomo y luego por los fundadores, comenzando con el baile de “pandilladas” alrededor del árbol.

Varones y mujeres, jóvenes y adultos empiezan a danzar junto al árbol al ritmo de la banda de músicos, acompañados muchos con cañas de azúcar adornado con una pañoleta que son llevadas en la mano por las señoras del lugar. Mientras que los niños y jóvenes, corren con dirección a las “pandillas” para pintar y lanzar globos de agua sobre los que están bailando. La cantora acompañada por el mayordomo, los fundadores y las “pandillas”, bailan la música que caracteriza a este evento de la “humisha”, y cada vez que termina la canción, la cantora recomendada por el mayordomo o los fundadores, entonando un estribillo, hace un llamado a cualquier persona que está bailando u observando el evento para agarrar el hacha y empezar a bailar y cortar el árbol.

Este proceso lo realizan continuamente hasta que el hacha llega a manos de una persona que por “pedido” previo o por causas del desgaste del mismo árbol, se cae, convirtiendo a esta persona en el próximo mayordomo que organizará la misma festividad el próximo año. La persona que corta el árbol, automáticamente se lleva el “voto”, una especie de “ofrendas” de productos que se entrega al nuevo mayordomo que corta la “yunza” o “humisha”, y que tiene que ser devuelta el próximo año, incrementando el valor y la cantidad de productos recibidos. El “voto” es depositado al frente donde se está realizando la “humisha”. Se observa que es un gran pan o “wawa” incrustada por un carrizo para que pueda ser cogida del mismo y la persona que lo lleva baile con el gran pan. Este pan a sus alrededores está adornado por chupetes, caramelos y aves precocidas como patos o gallinas.

En el suelo observamos varios racimos de plátanos, paltas, piñas, limones, limas, yucas, guayabas, chirimoyas, etc. Productos que serán llevados por el nuevo mayordomo a su hogar. Se observó que una persona, papel y lapicero en mano, empezó a contabilizar la cantidad de los productos delante de los fundadores y el nuevo mayordomo, para conocer la cantidad de productos que son entregados y serán devueltos el próximo año, acrecentando anualmente los productos que se entregan con el “voto”.

Recibido el “voto”, el nuevo mayordomo invita a las personas para ir a su casa y continuar con el baile. Las personas y las “pandillas” acompañados por la banda de músicos, recorren bailando las calles llevando el “voto” y el árbol caído hacia la casa del nuevo mayordomo donde se organiza una pequeña fiesta y se da fin a la fiesta de la “humisha” de una familia, barrio o asociación.

Por las noches seguimos asistiendo a los “ates”, en otros hogares, que tienen la misma tónica ya descrita anteriormente. Al día siguiente se siguieron sirviendo los platos típicos mencionados y se continuó bailando alrededor del árbol. Estos acontecimientos se realizan en la ciudad de Luya en varios hogares o barrios. Las familias, barrios y asociaciones tienen sus propias “yunzas” y “humishas”, todas siguen practicando las mismas actividades costumbristas ya descritas en torno a los carnavales.

Los carnavales en Luya tienen dinámicas propias que caracterizan a sus pueblos. Las “humishas” tratan de reforzar las identidades construidas desde épocas ancestrales y los pobladores son los actores principales de esta tradicionalidad. Los carnavales luyanos siguen manteniendo la tradición y el folklore que alguna vez caracterizó las prácticas costumbristas de nuestros abuelos.

¡𝐇𝐀𝐘 𝐐𝐔𝐄 𝐑𝐄𝐒𝐂𝐀𝐓𝐀𝐑𝐋𝐎𝐒, 𝐈𝐍𝐕𝐄𝐒𝐓𝐈𝐆𝐀𝐑𝐋𝐎𝐒 𝐘 𝐏𝐎𝐍𝐄𝐑𝐋𝐎𝐒 𝐄𝐍 𝐕𝐀𝐋𝐎𝐑!